DE VISITA AL ALCOY INDUSTRIAL por Sonja Little


A Alcoy se la conoce como La Ciudad de los tres ríos (Los ríos Riquer/Barxell, Benisaidó y Molinar), La Ciudad de los puentes ( Por los muchos que tiene para vencerlos), La ciudad modernista (incluida en la "Ruta Europea del Modernismo" y La ciudad de la Navidad (con la Cabalgata de Reyes más antigua de España). Pero en la ruta que organizamos hace poco nos quisimos centrar en su increíble historia y patrimonio industriales, ya que Alcoy fue una ciudad con especial relevancia en la Revolución Industrial, especialmente en el sector textil. La industria se supo adaptar con gran habilidad a su orografía, permitiendo así la utilización de la energía hidráulica de una forma racional. Hoy en día, perdura gran parte de la estructura que conformaba este enclave industrial, patrimonio que se empieza a valorizar en el marco del “turismo industrial”, tan de moda en estos últimos años y que descubrimos alejándonos de las rutas turísticas convencionales, percibiendo el Alcoy que los ojos de turista no ven. ¡Sin duda la ciudad de las mil caras!




CEMENTERIO MUNICIPAL

Empezamos el día de buena mañana a las 9:00 en las puertas del impresionante Cementerio Municipal que se encuentra nada mas entrar en el núcleo urbano desde Alicante, en la carretera del famoso Parque Nacional de la Font Roja, y enfrente del estadio del mítico equipo de fútbol, El Alcoyano. Con el sol de la mañana proyectando largas sombras, visitamos los panteones de las grandes familias pudientes de la ciudad. Catacumbas de una ingeniería adelantada por su época, tumbas con figuras imponentes, diseños funerarios premiados a nivel nacional. Mil y una historias de mil y una vidas… Un recorrido de una hora no te deja indiferente y al tanoturista, le entra ganas de volver en otro momento; dicen que hay visitas de noche….. idea para otra salida!





RUTA A PIE POR EL PATRIMONIO INDUSTRIAL

El autobús nos traslada a la emblemática Plaza España, en pleno centro de la ciudad. De allí contemplamos una vista panorámica hacía el Río Barxell y los varios puentes que lo cruzan. Ya se divisa alguna que otra fábrica en desuso, esperando nuestra visita. Cruzamos el Viaducto Canalejas (1907) hasta llegar a la zona de ensanche y empezamos el descenso hacía el Río Serpis, la fusión del Riu Barxell y Riu Ríquer, pasando por debajo del moderno y polémico en su día, Pont Francisco Aura Boronat (2014).



Nos encontramos con la vieja fábrica de paños, Hijos de S. García. El edificio se encuentra totalmente en ruinas y asomando por cualquiera de las ventanas rotas,  se alcanza ver en la oscuridad la maquinaría que ataño no paraba las 24 horas del día. Seguimos nuestra ruta río arriba, pasando por escenarios desoladores de escombros, vertidos, naves abandonados, grafittiados, destrozados por un vandalismo incontrolado, pero ideal para el rodaje de alguna película de ciencia ficción distópica. Se imagina a Mad Max pasando por allí a toda pastilla, dejando una buena polvoreada a su paso. Los meandros del río nos llevan delante del espectacular MOBOMA, Museo del Consorcio Provincial de Bomberos, propiedad de la Diputación de Alicante, ejemplo esperanzador de lo que puede ser una completa reforma de cualquiera de estos imponentes edificios.



De paso vemos alguna que otra chimenea de vapor, perfectamente conservada. En este caso sí que estos elementos del patrimonio industrial gozan de una protección mientras las viejas fábricas están como están, olvidadas y sin protección alguna.



Salimos de una curva y delante nuestra nos espera el imponente y majestuoso Pont Sant Jordi con su estilo inconfundible art déco. Se considera el puente más representativo de la ciudad, inaugurado en el 1931, con sus 156 metros de largo y 42 metros de altura, parada obligatoria para contemplar y fotografiar la envergadura de la obra y su imponente belleza.

Nos despedimos de nuestra guía Ula Jiménez (ya es de la casa; nos ha acompañado en varias salidas a Novelda, Tabarca …. y tenemos pendiente una salida a Cartagena), mas que contentos con sus informadas explicaciones, anécdotas, detalles de todo tipo contados con energía y convicción.



VISITA A LA FÁBRICA DE ECO-CERVESES LLUNA

Tuvimos mucha suerte con el tiempo aquel día. Si en el cementerio nos congelamos de frío, al llegar a la fábrica de cerveza justo al lado del Pont de Sant Jordi, teníamos la lengua fuera y unas ganas increíbles de llegar a la meta y probar una buena cerveza fresquita. Mª Vicenta co-fundadora de este proyecto cooperativista, había entendido nuestro plan a la perfección y nos esperaba con una sonrisa de bienvenida y nos sentamos aliviados a mesa puesta con deliciosos aperitivos de productos ecológicos km 0, destacando un riquísimo queso de cabra con gelatina de reducción de cerveza (¡la suya, por supuesto!)



Mientras escuchamos las explicaciones sobre la complicada reforma de la nave, respetando al máximo la estructura original pero encorsetados por las estrictas normas de sanidad, empieza la ansiada cata. Empezamos con una aromática Blonde Ale, helada, buenísima, justo lo que pedía el cuerpo. Pasamos por la Bruna, la Happy Trip, la Happy Flower, la Negra, esto es increíble…., la Eclipse, y más……

Proseguimos con el cuerpo contento a una amena visita guiada a las instalaciones, viendo los varios procesos de la producción de cerveza y su maquinaria. Unas compras más tarde y con el hambre apretando, pero el corazón contento, nuestro autobús nos lleva arriba, toca comer.

RESTAURANTE FILÀ LOS VASCOS

Con un menú del día completísimo por solo 11€ los sábados y por recomendación de la fábrica de cervezas entramos en el cuartel-restaurante de la Filá Vascos. Parecía que medio Alcoy venía a comer y el local que parecía más bien un largo salón de banquetes medieval estaba a reventar con mesas grandes de grupo, la nuestra de 14 se defendía más o menos.

Servicio rápido, comida abundante, correcta y nada de florituras. Comimos bien, a gusto, pero con ganas de escapar el ruido. Saliendo, descubrimos su precioso mirador sobre el Riu Barxell y el Pont Cervantes (1905) Ya de vuelta en autobús, parecíamos la típica excursión de cole al final de día, calladitos y echando cabezadas con el clin- clin chivato de las compras debajo del asiento.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MARCHA FERROVIARIA por Lisardo Pollán

VIAJE EN EL GALEÓN ANDALUCÍA por Iván Ponce

LA CATA VERTICAL por Javier Espí Cencerrado